Copia de cultura4

ruta ciclista al Real Carenero

Os proponemos una ruta en bicicleta que combina naturaleza, deporte, cultura e historia; desde el centro de Puerto Real, os invitamos a seguir el itinerario que, en 1810, siguió el Ejército de Extremadura, bajo el mando del Duque de Alburquerque, en dirección a la Real Isla de León, con objeto de incorporarse a la defensa establecida en la Isla y en Cádiz. El objetivo de la expedición, preparse ante la inminente llegada del ejército napoleónico, que posteriormente establecería dos años y medio de asedio.

Se trata de una ruta de unos 15 km de longitud y aproximadamente una hora de duración.

napoleonic-wars-c1850-battle-of-ocana-spain-hand-col-print-2-10875-p

La ruta turística que organizan el Club Ciclista Puerto Real y la Fundación Legado de las Cortes tiene lugar los últimos sábados de cada mes y sale a las 10h de la Plaza de Jesús en dirección al Sitio Histórico del Puente Suazo.

pnbA través de la vía verde ponemos rumbo al Real Carenero. Durante el trayecto por el Parque Natural Bahía de Cádiz, puedes conocer el patrimonio histórico y natural del parque y su relación con los acontecimientos de 1810. La Bahía de Cádiz, las Marismas del Caño de Sancti Petri, el Arsenal de la Carraca, el reducto francés del General Ruffin o las baterías españolas de artillería del Capitán Velarde y la Máquina.

2

Una vez en el Real Carenero, participa en una visita guiada y disfruta del disparo de salvas y la exhibición de uniformes y armas históricas organizada por la Fundación Legado de Las Cortes.

Copia de cultura4

La actividad es gratuita, y las solicitudes de participación deben enviarse al email: fundacion.legadodelascortes@gmail.com

SONY DSC

Rutas de las Cañadas de Puerto Real – Ruta 4

Distancia de la ruta: 21 kilómetros.

A pie, entre cinco y seis horas. En bicicleta, entre dos y tres horas.

En este recorrido visitaremos dos de las principales Cañadas que atraviesan el término de Puerto Real de oeste a este, lo que nos permite apreciar la variación de vegetación y paisaje, a la vez que nos alejamos de la costa y nos internamos en terrenos más antiguos.

Saliendo la plaza del Meadero de la Reina, con la Autovía A4 a nuestras espaldas hacia a la derecha, tomaremos la Cañada Real del Camino de Medina por la Pasada de Cádiz en dirección Este.

Dejamos pronto atrás las parcelas de El Meadero y tras pasar ante las instalaciones deportivas de El Rosal, nos internamos en una zona de pinar casi continuo. Al llegar a un amplio claro tendremos a la izquierda el Pinar de los Ojuelos, de gran riqueza florística, aunque desde la cañada veremos sobre todo los eucaliptos que lo bordean por el sur. Antes de llegar a la carretera del Marquesado, dejamos a nuestra derecha el Pozo del Gobierno.

Cruzando la carretera y con la Venta Morales a la izquierda, a través de los claros que deja el arbolado, veremos a unos 200 o 300 metros a nuestra derecha el arroyo Zurraque, o mejor dicho, la vegetación que lo enmarca. Este bosque de ribera, que al principio está constituido por tarajes y aguas arriba por álamos blancos y olmos, nos acompañara un buen trecho, la primera parte paralelo a la cañada hasta que, un par de kilómetros más adelante, esta converge con el arroyo.

El pinar desaparece cuando el camino se inclina hacia abajo para cruzar el Zurraque, y los aladiernos y lentiscos del sotobosque dan paso a un apretado matorral de porte bajo, en el que podemos distinguir el matagallo acompañando a varias especies de jaras y plantas aromáticas.

Tras una ligera subida y posterior bajada encontraremos el arroyo de la Salineta, afluente del Zurraque. Nuestra ruta se interna en terrenos de gran variedad geológica: en un corto espacio se halla materiales de diversos periodos. Luego de cruzar el arroyo, una nueva subida nos lleva al cruce con la Cañada Real del Higuerón, y  tres caminos se abren ante nosotros.

El de la derecha baja, apartándonos de nuestra ruta, a una antigua cantera donde los materiales del Triásico, el periodo geológico más antiguo de los representados en Puerto Real, nos ofrecen un magnifico espectáculo de color. En el rojizo de las arcillas abigarradas se ve el brillo de abundantes cristales de yeso de diversos colores, mientras que unos extracto de margas, que allí afloran casi verticales, nos dan idea de la fuerza tectónicas que plegaron estos terrenos. En verano, la evaporación da lugar a que las sales disueltas en el agua del arroyo de la Salinera cristalicen en una capa blanca que tapiza los lugares más bajos.

Si tomáramos el camino del medio seguiríamos el trazado de la Cañada Real del Camino de Medina por la Pasada de Cádiz, que pasa por la cantera anteriormente citada y sale del término  para conectar con otras vías pecuarias de Medina  y Chiclana.

Pero la ruta que proponemos va por el camino de la izquierda, aparentemente hacia el portillo metálico de una finca, pero al llegar a su altura nuestro camino continua, dejando dicho portillo a la derecha.

Esta es la Cañada Real del Higuerón en cuyo trazado es notorio el contaste entre el paisaje plano de la  izquierda y el ondulado de nuestra derecha. A la izquierda tenemos los Llanos de Guerra sobre materiales recientes del cuaternario, y al fondo el Pinar de laguna seca, en terrenos de Plioceno sobre todo. A la derecha lomas de color claro.

Unos tres kilómetros más adelante por esta vía pecuaria avistaremos el Cortijo de Guerra. Ante el primero de los edificios nuestro camino se ve interrumpido por un carril que lo cruza perpendicularmente. Tomando a mano derecha, pasaremos ante el que parece ser uno de los edificios principales del cortijo y, por la belleza de su portada, quizás el de mas solera.

Doblando a la izquierda en el segundo cruce y con este edificio siempre a la izquierda, atravesamos el caserío, para enlazar con la pista de acceso al cortijo hasta la carretera de Medina. A unos 5oo metros un camino parte a nuestra izquierda, junto a un poste del tendido eléctrico: es la Cañada Real del Camino de Medina por Venta Catalana.

Según avanzamos por ella en dirección Oeste su anchura ira en aumento gradualmente, mientras el pinar se va haciendo más cerrado. Atravesamos los llanos de Guerra y un par de kilómetros mas  adelante aparecerá  a nuestra derecha la casa de la Catalana. A partir de aquí encontraremos varias casas más hasta cruzar el Cordel Primero de Servidumbre. Tras dejar una ultima casa a la derecha, llegaremos a una amplia zona de pinar que atravesaremos siempre de frente. Esta zona coincide con lo que fue El Descansadero del Martillo de Tejarejo. También a la derecha aparece aquí la Cañada Real de Arcos a San Fernando, que coincide desde aquí con la del camino de Medina por Venta Catalana, hasta separarse de nuestra ruta por la izquierda unos 300 metros más adelante.

Seguiremos hacia el Oeste por un bonito pinar durante un par de kilómetros, la mayor parte de ellos con la viña de Flamenco a nuestra izquierda, hasta llegar a cruce con la Cañada Real del Camino Ancho. Siguiendo el Carril de la derecha llegaríamos a la carretera de Medina, pero el recorrido propuesto nos llega a la izquierda, hasta llegar en un kilómetro a la Chacona. En este tramo nuestro camino coincide con el Corredor Verde de las Dos bahías.

Poco antes de llegar a la Chacona nuestro camino se abre en dos. Si seguimos de frente llegamos a una carretera de poco transito que, unos 500 metros a la derecha, se interrumpe y nos deja de nuevo en un camino bajo las copas de los pinos y rodeados de pinos negros y jerguenes, entre otros arbustos.

Si queremos evitar el asfalto podemos elegir el camino de la derecha que, luego de pasar tras el local social de la Asociación de vecinos, transcurre paralelo a la carretera antes citada hasta el final de esta. Al abandonar la Chacona veremos al frente el paisaje de la Bahía.

A partir de aquí el camino es de bajada hasta llegar a la carretera de Malasnoches, tras dejar a la izquierda un Club Hípico. Cruzando esta carretera una pista de albero nos lleva a la plaza del Meadero y, tomando en ella a la izquierda, de regreso al inicio de nuestra ruta.

paraje

Rutas de las Cañadas de Puerto Real – Ruta 3

Distancia de la ruta: 25 kilómetros.

Más de seis horas a pie y menos de tres horas en bicicleta.

Esta ruta nos lleva a conocer, al menos en parte, las principales vías pecuarias que integran el Parque de las Cañadas de Puerto Real. En la campiña portorrealeña las cañadas son elementos de referencia en el paisaje, además de refugios de flora y fauna.

La primera parte de este recorrido, algo más de siete kilómetros, coincide con la Ruta 2.

Es decir, desde la plaza del Meadero de la Reina con la Autovía A4 a nuestras espaldas tomamos a la izquierda por la Cañada Real del Camino Ancho, hasta el carril que sale a la izquierda poco después de pasar ante el Club Hípico.

Por este camino, un kilómetro y medio hasta la bifurcación y, tomando a la izquierda, hasta el Cordel Tercero de Servidumbre. Girando a la derecha al llegar al Cordel Tercero seguiremos siempre hacia el Norte, dejando atrás el cruce con la Cañada Real del Camino de Medina por la Pasada de Cádiz y la carretera de Paterna, hasta llegar al cruce con la Vereda del Camino Viejo de Paterna, donde tomaremos a la derecha.

Al alejarnos hacia el Este veremos grandes fincas de cultivo a izquierda y derecha, pero conforme nos acercamos a la Cañada Real del Camino Ancho la vegetación de pinos y arbustos se hace más abundante. En el cruce con el Camino Ancho seguiremos de frente atravesando los carriles que los recorren de Norte a Sur.

Hacia el este la Vereda del Camino Viejo de Paterna asciende y el matorral se hace muy denso. Varios carriles de comunicaciones entre fincas se cruzan en nuestro camino pero lo dejaremos atrás. Terminado el ascenso, con El Carvajal a la derecha y el cerro de las Castellanas a la izquierda, podremos apreciar la diferencia entre el paisaje llano que dejamos atrás y las lomas que tenemos al frente.

Desgraciadamente, en este punto la vegetación natural de la vereda casi ha desaparecido y su anchura ha disminuido considerablemente. Y cuando sigamos avanzando veremos que se reduce su mínima expresión -el carril por el que transitamos- ahogada por las fincas colindantes. A poco de comenzar la bajada llegaremos al cruce con el Cordel Primero de Servidumbre, que veremos a nuestra derecha. Por el afrontaremos un tramo de más de un kilómetro de bajada, con escasa vegetación de arbustos de derecha a izquierda. Acabado el descenso la vegetación se hace más densa, antes de llegar a la carretera de Paterna,  pues atravesamos una parte del pinar de Santo Domingo.

La carretera de Paterna está siempre presente en nuestras rutas, pues atraviesa de Oeste a Este el término de Puerto Real. Es una referencia constante para orientarse en el Parque de las Cañadas, no en vano se asienta a lo largo de casi todo su recorrido sobre una vía pecuaria: La Cañada Real del camino de Paterna, que conserva buenos tramos de vegetación de pinar. Tras cruzarla, encontraremos una pista de albero flanqueada de vallados de alambre de espino, por donde continúa el Cordel Primero a través de la Dehesa Boyar.

Según avanzamos en dirección Sur veremos a la izquierda un grupo de eucaliptos antes de que nuestro camino se bifurque a la vista de una casita blanca. Tanto por uno como por otro camino llegaremos a la Cañada Real de Arcos a San Fernando, cuya espesa vegetación ya distinguimos desde la bifurcación.

Al llegar a la Cañada Real de Arcos a San Fernando giraremos a la derecha y transitaremos cosa de un  kilómetro a la sombra de un pinar cerrado, hasta llegar al Martillo del Tejarejo, donde esta ruta se reúne con la Ruta 4.

Seguiremos adelante, en dirección Oeste, un par de kilómetros por la Cañada Real de Medina por Venta Catalana hasta el cruce con la Cañada Real de Medina por Venta Catalana hasta el cruce con la Cañada Real del Camino Ancho.

Al llegar aquí tomaremos a izquierda, pero antes de llegar a la Chacona tomaremos el carril que sigue de frente dejando las casas a la derecha, hasta llegar a la carretera, que esta sobre la Cañada Real de Bornos.

Podemos circular por la misma carretera, que aquí no tiene mucho tráfico, o por el carril que hay junto a ella, a la izquierda, durante la mayor parte del tramo hasta el cruce con la carretera de Malasnoches. En el tramo siguiente dicha carretera describe una curva cerrada a la derecha para  encaminarse hacia el Marquesado.

No tiene arcén pero si mucho tráfico, por lo que resulta muy peligrosa. Así que conviene transitar por el carril paralelo, siempre a la izquierda de la carretera, hasta el cruce con la Cañada Real de Medina por la Pasada de Cádiz. En este cruce tomaremos a la derecha, atravesando con cuidado la carretera.

Tras pasar junto al Pozo del Gobierno, que dejaremos a la izquierda, y al Pinar de los Ojuelos, que dejaremos a la derecha, esta cañada nos llevará de vuelta al inicio dejando atrás las instalaciones deportivas de “el Rosal”.

Processed with VSCOcam with p5 preset

Rutas de Las Cañadas de Puerto Real – Ruta 2

Distancia de la ruta: 21 kilómetros.

A pie, de cinco o seis horas. En bicicleta de dos a tres horas.

Gracias a esta ruta podremos conocer casi en su totalidad las dos vías pecuarias más importantes que recorren el Parque de norte a sur. Hay varias conexiones laterales entre ambas que nos permitirán acotar el trayecto, si así lo deseamos.

Partimos de la Plaza del Meadero de la Reina junto al Parque Natural de la Bahía de Cádiz y, con la Autovía A4  a nuestras espaldas, tomamos a la izquierda por la Cañada Real del Camino Ancho, dejando atrás la Venta Santa Ana.

El Meadero de la Reina se asienta en lo que fue el Descansadero de Venta Caída, donde convergían cuatro vías pecuarias: las dos ya citadas, el Cordel del Puerto de Santa María a San Fernando, por donde hoy transcurre la Autovía A4, y la de Arcos a San Fernando, hoy día desaparecida en su tramo más cercano.

Por este primer tramo del Camino Ancho circulamos sobre un carril de albero hasta llegar, poco más de un kilómetro después, a la carretera de Malas Noches. Tras cruzarla entramos en un tramo de suave subida, a través de un espeso matorral bajo la cubierta de los pinos.

Más adelante encontramos un Club Hípico a la derecha, a continuación varias casas, y por fin unos invernaderos. Frente a éstos, a nuestra izquierda, podremos ver un estrecho carril tras unos matorrales. Aunque está un poco escondido no tiene pérdida, pues es el único que parte hacia la izquierda desde que cruzamos la carretera de Malas Noches, un kilómetro más atrás.

Este estrecho carril entre campos de cultivo es lo poco que queda del Cordel Segundo de Servidumbre. La vegetación natural es escasa, pero a poco de entrar en él atravesaremos un túnel abierto a lo largo de un seto de lentiscos. A nuestra derecha tenemos Viñas Perdidas y a nuestra izquierda la finca de Villanueva. Tras salir del túnel de lentiscos, la simple rodada por la que transitamos se convierte en una rodada doble y un poco más adelante en una pista, que nos lleva hasta una bifurcación junto a un poste de alta tensión metálico. En este punto, en el que se disfruta de una magnífica vista de la Bahía, nos desviaremos a nuestra izquierda por una pista apasionada más ancha.

A poco de transitar por este carril, divisaremos al fondo una franja de pinar que nos marca el trazado del Cordel Tercero de Servidumbre. La importancia de esta vía radica tanto en su valor natural como en su valor histórico  y cultural: algunos arqueólogos ven relación entre los yacimientos de época romana encontrados en Puerto Real y el trazado de ésta y otras vías cercanas, y argumentas su origen en el proceso de colonización romana.

Llegando al cruce con el Cordel Tercero, y ya bajo los pinos, hemos de seguir hacia la derecha cualquiera de los dos carriles paralelos entre sí que encontramos. Más adelante, al acercarnos al cruce con la Cañada Real del Camino de Medina por Venta Catalana, veremos el hospital Clínico a la izquierda.

En dicho cruce hemos de seguir de frente, hacia el norte, atravesando varios carriles que corta nuestro camino; primeramente uno muy apasionado que utilizan los vecinos de los alrededores, tanto vehículos agrícolas como coches y motos, y luego el carril-bici del Corredor  Verde de las Dos bahías, señalizado mediante balizas de madera con franjas rojas y blancas. Si siguiéramos uno de éstos carriles al a izquierda llegaríamos al Hospital Clínico tras un recorrido de unos 500 metros.

A partir de este cruce, esta ruta coincide durante dos kilómetros con la denominada Ruta 1. Por el Cordel Tercero, menos de un kilómetro más adelante, llegamos a la carretera de Paterna; a medio camino hemos dejado a la izquierda el carril que lleva al pinar que hay junto al Hospital.

Después de cruzar la carretera nos desviamos unas decenas de metros a la izquierda para encontrar el carril que un kilómetro más adelante nos lleva al cruce con la Vereda del Camino Viejo de Paterna. En este cruce seguiremos también de frente, siempre hacia el norte, hasta llegar a una amplia zona despejada. Entre los carriles que la cruzan elegiremos el de la derecha, y en línea recta llegaremos a un camino que desciende entre espesos matorrales y bajo un dosel de copas de pinos; un verdadero túnel de vegetación. Este tramo del Cordel Tercero termina en un pasadizo por el que pasaremos bajo la autopista A-4, e inmediatamente giraremos a la derecha para tomar un carril que discurre pegado a la misma.

Tras casi tres kilómetros con la valla de la autopista a nuestra derecha, el carril se separa de ella girando a la izquierda y luego a la derecha. Un camino ascendente surge a nuestra derecha que nos lleva a cruzar de nuevo la A-4, esta vez por un paso  elevado. Podemos aprovechar la altura del puente para contemplar el paisaje: al frente la Campiña, con los cerros de las Tinajas y Las Castellanas; atrás las fincas de la zarza y la Dehesa de las Yeguas, y su interesante pinar, y al fondo las marismas desecadas del Río San Pedro.

Bajamos del puente y unos 100 metros más adelante torcemos a la derecha para internarnos en la Cañada Real del Camino Ancho. En el primer tramo una serie de parcelas flanquean nuestro camino. Algunas afean el paisaje con vallados hechos de somieres herrumbrosos. Cuando las dejamos atrás el camino ancho se nos muestra en todo su esplendor.

Su longitud de más de 10 Kilómetros, una anchura cercana a la legal de 75 metros en buena parte de su trazado y el estado de conservación de su vegetación, convierte al Camino Ancho en un reducto de naturaleza que resalta en el paisaje humanizado de la campiña. El sotobosque es muy rico en especie y valioso por el interés de alguna de ellas. Hay zonas en las que el matorral es impenetrable, mientras que en los claros podremos ver, según la época del año, diversas herbáceas de atractivas flores.

Son varios los carriles que recorren longitudinalmente esta vía pecuaria; a veces son paralelos y a veces se cruzan. Unos son más transitables que otros pero, aunque al principio nos resulten un poco liosos, no hemos de temer perdernos, todos nos conduce al mismo sitio. Tanto en estas como en otras vías pecuarias la propia vegetación, enmarcada por campos de cultivos, es siempre una buena referencia. Solo hemos de tener en cuenta los cruces con otras vías pecuarias, y distinguir los caminos de acceso a fincas.

Siempre hacia el sur llegaremos al cruce  con la vereda del Camino Viejo de Paterna. Desde aquí y durante unos 2 kilómetros y media esta ruta coincide con la que hemos llamado Ruta 1. Cualquiera de los carriles que se entrecruzan nos lleva a la carretera de Paterna y luego hasta el cruce de la Cañada Real de Medina por Venta Catalana.

Aquí enlazamos con la RUTA AMARILLA, siempre en dirección sur. Antes de llegar a la Chacona, el tramo más desprovisto de arbolado nos ofrece la vegetación más interesante. Aquí esta los ejemplares de Enebro de Miera de mejor porte, entre otras especies de gran valor. Dejamos atrás las casas de la Chacona, bien pasando por el local social o, bien por la carretera, e iniciamos un descenso que nos lleva al primer tramo de esta ruta, y al punto de partida.

DSC_0304

Rutas de Las Cañadas de Puerto Real – Ruta 1

Distancia de la ruta: 20 kilómetros.

En bicicleta se puede hacer en dos horas con tranquilidad, a pie entre cuatro o cinco horas sin muchas paradas.

Se trata de una ruta para introducir a los visitantes en la Red de Cañadas de Puerto Real; su trazado está elegido para sugerir posibilidades al visitante, en cada cruce elegiremos una opción, pero el resto de rutas posibles son igualmente interesantes.

Processed with VSCOcam with p5 preset

Comenzamos la ruta frente al Parque de Las Canteras, un espacio tradicional de esparcimiento y pulmón verde del casco urbano de Puerto Real.

El punto de inicio de la ruta está marcado en la Avenida de la Constitución, frente al Hotel Las Canteras.

Desde allí, tomaremos la Calle Pablo Neruda e inmediatamente giraremos a la derecha para atravesar la Pinaleta de María, junto al complejo municipal de piscinas de Puerto Real, que nos ofrece una idea de las arboledas originales de esta zona de la ciudad.

Al salir de la pinaleta, continuamos recto en dirección a la Calle Cedro; unos metros más adelante, giraremos a la izquierda por la Calle Almendro, en dirección a la Calle Olivar, que cruzaremos para recorrer la calle Juan García Mondeño. A nuestra izquierda, en Juan García Mondeño, podemos ver la Pinaleta de Derki, otro de los ejemplos de masas forestales de la zona norte de Puerto Real.

DSC_0356

Al final de Juan García Mondeño, giramos a la izquierda para continuar por el Camino de los Barreros. El primer tramo del camino lo encontraremos asfaltado, justo en la zona de la barriada de La Marroquina: ya estamos en la Cañada Real del Camino de Paterna. Seguiremos adelante, ya por una pista de albero, dejando las casas a la derecha y la Pinaleta de Derqui a la izquierda.

A cosa de un kilómetro encontraremos la Autovía A4, bajo la cual cruzaremos por un pequeño túnel. A la salida tendremos a nuestra izquierda el Cerro de Ceuta, que constituye lo que se denomina un diapiro, afloramiento de arcillas y yesos del Triásico a través de materiales mucho más modernos del Plioceno.

Desde muy antiguo, y hasta el siglo XX, se ha venido extrayendo de aquí arcilla para alfarería; de hecho, en lo alto del cerro se han descubierto  los restos de un alfar romano de los siglos I-II de nuestra era, y en las proximidades hay más yacimientos de este tipo, como el del Puente Melchor.

Las prolongadas extracciones dieron origen a los Barrreros, profundo socavón que podemos observar en la cara del cerro más cercana a la cañada. Su fondo suele estar lleno de agua pues al profundizar se alcanzó el nivel freático, originándose un pequeño pero interesante humedal.

El Cerro de Ceuta es una privilegiada atalaya sobre la Bahía a pesar de tener poco más de 50 metros de altura.

Un kilómetro más adelante, tras encontrar a nuestro paso abundantes ejemplares de retama blanca y tomillo andaluz, entre otras especies características de la zona, llegaremos a la carretera de Paterna (CAP-2012), junto a la venta de El Caminero.

Al cruzar seguiremos de frente por un camino de tierra, sin desviarnos por la pista señalizada “Liaño”. Nos encontramos ya en la Vereda del Camino Viejo de Paterna, pues en el  cruce anterior la Cañada Real del Camino de Paterna sigue hacia la derecha la dirección de la carretera.

Conforme avanzamos veremos a izquierda y derecha campos de cultivo tras la vegetación que enmarca la vía pecuaria, y en menos de dos kilómetros llegamos al cruce con el Cordel Tercero de Servidumbre.

Tomando a la izquierda llegaríamos a unas ventas que se encuentran junto a la carretera de El Portal (CAP-2015), y desde aquí al interesante pinar de la Dehesa de Las Yeguas. Pero nuestra ruta sigue hacia delante, por un paisaje casi totalmente llano donde están fincas como las de Benadiel a la izquierda y El Carpio a la derecha.

Ente pinos y matorral mediterráneo llegaremos al Cañada Real del Camino Ancho, la más importante de las vías pecuarias de Puerto Real que discurren de norte a sur, y una magnifica referencia para orientarse por el Parque de las Cañadas.

Al llegar a este cruce hemos de desechar la primera pista- más que pista cortafuegos- que encontramos justo antes de llegar a la frondosa vegetación de pinar de la cañada, y tomaremos el segundo o tercer carril a la derecha. Podemos elegir el que nos plazca y seguirlo en dirección sur sin desviarnos a derecha o izquierda, la única duda puede surgir al llegar al acceso a la finca de El Carvajal, que dejaremos a nuestra izquierda.

Tras aproximadamente un kilómetro y medio por el Camino Ancho cruzamos de nuevo la carretera de Paterna, lo que haremos con gran cuidado pues los coches vienen con gran velocidad.

Poco más de un kilómetro adelante llegamos a la Cañada Real del Camino de Medina por Venta Catalana, donde podemos enlazar con  la Ruta Amarilla, bien de frente o a la izquierda.

Tomando el camino de la derecha tenemos por delante un tramo de cañada por el que transcurre el Corredor Verde de las Dos Bahías, así que podemos circular por el carril bici ya habilitado. Hay al menos otro carril más por el que podremos transitar, pero con precaución, pues en este tramo, al igual que en el anterior, son relativamente frecuentes los coches.

En los tres kilómetros que recorremos hasta llegar a siguiente cruce se alternan zonas soleadas, donde predomina un variado matorral de no mucha altura pero muy apretado, con zonas más sombrías a causa de las copas de los pinos, bajo las que predominan los lentiscos.

Al llegar al cruce con el Cordel Tercero de Servidumbre, podemos vislumbrar al frente el Hospital Clínico entre los pinos. Hacia la izquierda  tenemos el Barrio Jarana a aproximadamente un kilómetro y medio, pero la ruta propuesta sigue a la derecha.

A unos cuatrocientos metros veremos a nuestra izquierda un camino flanqueado de pinos que nos lleva al pinar que hay junto al Hospital Clínico, y al propio hospital. Si dejamos atrás este camino veremos como los pinos van disminuyendo hasta escasear en el cruce con la carretera de Paterna.

Tras cruzarla habremos de desviarnos unos cincuenta metros a la izquierda hasta encontrar el carril principal del Cordel Tercero. Por él, a unos quinientos metros de la carretera encontraremos un camino que cruza perpendicular y lo dejaremos atrás, y otros quinientos metros más adelante llegaremos al cruce con la Vereda del Camino Viejo de Paterna, que ya atravesamos de izquierda a derecha al principio.

Tomaremos a la izquierda para volver por la misma ruta que utilizamos de ida.

Si queremos, en lugar de regresar por la misma ruta, podemos aprovechar para subir al Cerro de Ceuta y contemplar el paisaje, además de cruzar la Finca El Almendral y la Pinaleta Derki.

DSC_0338

Para ello seguiremos la carretera de Paterna unos 300 metros a la derecha desde la venta de El Caminero hasta encontrar a la izquierda de dicha carretera un camino que, tras acceder a algunas propiedades, sube a lo alto del cerro.