RUTA DE RUIZ FLORINDO Y EL AGUA

Se trata de una ruta que, desde el centro urbano de Puerto Real, sigue el trazado del acueducto del siglo XVIII, obra de Antonio Ruiz Florindo, y se adentra en la campiña de Puerto Real. La ruta, perfecta para recorrerla en bicicleta, conecta, además, con en el inicio del trazado del Corredor Verde Dos Bahías, que une la Bahía de Cádiz y la Bahía de Algeciras atravesando la red de cañadas de Puerto Real.

CAJA DEL AGUA

El edificio, de 1780, es obra de Antonio Ruiz Florindo y se ubica en la zona tradicionalmente conocida como La Laguna, uno de los accesos de la Villa y cuna del palo flamenco más representativo de la ciudad, la liviana. Forma parte del sistema para la traída de aguas a Puerto Real, algunos años anterior a los de Cádiz o Málaga. Se trata de un cubo abovedado con hornacinas abuhardilladas decoradas con azulejos trianeros que representan a los santos patronos de Puerto Real a fines del siglo XVIII: San Roque, San Sebastián y la Virgen del Rosario.

almacendeagua2small

2 JARDINES DE EL PORVENIR 

Este jardín romántico, incluido como BIC en el Catálogo General de Jardines de Andalucía, fue abierto al público en 1872 y remodelado en 1885. Se trata de un espacio enormemente valioso dentro del entramado urbano de la ciudad, no sólo por su antigüedad, sino por la gran variedad de árboles y arbustos ornamentales que contiene. En el entorno se encuentra una antigua posada de viajeros del siglo XVII, la Posada de Bello, remodelada a finales del siglo XX.

4 NORIA Y CASA FORTIFICADA DE AUTRÁN 

Fechada en 1760 y propiedad del constructor naval de origen francés Ciprián Autrán, fue ocupada y fortificada en 1810 por el ejército francés durante la guerra de Independencia. La noria molino adosada a ella, también del siglo XVIII, fue utilizada como atalaya defensiva.

DSC_0258

 

5 TORRES DE VENTILACIÓN 

Forman parte del acueducto que trajo las aguas a Puerto Real a finales del siglo XVIII, obra de Antonio Ruiz Florindo, y anterior a los sistemas modernos de canalización de agua de ciudades como Málaga o Cádiz. Su trazado puede seguirse atravesando la campiña de Puerto Real desde la Fuente de la Higuera hasta la actual Caja del Agua en el centro urbano de la ciudad.

IMG_20170802_141748_839

 

FRENCH INVASION ROUTES

We propose three different routes to discover the French presence in Puerto Real during the convulsive years of the first quarter of the 19th century, but, let us put some context here.

During the 18th century Spain and France had forged a stable military alliance against a common enemy, the British Empire, for the commercial and economic control of Europe, but also to control the different colonial territories of each country. The penultimate episode of this alliance took place in 1805 in the famous Battle of Trafalgar in which the British Empire infringed a severe defeat to the fleets of both countries.

Despite this, Napoleon (Emperor since 1804), recovered in successive victories against the allies of the British in Austerlitz or Jena, so that from 1806 France imposed a commercial blockade to the British that, apart from French ports, reached other European ports, in particular the Portuguese ones.

In October 1807, France and Spain signed the Treaty of Fontainebleu, which lead to the joint French and Spanish invasion of Portugal. The Treaty, however, led to an effective invasion of the Iberian Peninsula by Napoleonic troops, and the successive abdications of Carlos IV in his son Fernando VII and his abdication in José Bonaparte, Napoleon’s brother.

The French invasion and the flight of Fernando VII unleashed a fierce popular revolt that mobilized the army against the French enemy and that initiated a war that took the government to refuge first in Seville and, since 1809, in Cádiz that suffered a brutal siege.

In this context, the French troops occupied the territory of Puerto Real on February 4, 1810, while the Spanish army commanded by the Duke of Alburquerque escaped to the neighbour Island of León (San Fernando), destroying bridges, granaries, warehouses, batteries and all defensive structures in order to slow down the French advance.

Puerto Real became, then, the limit between the defense and the attack of a guerrilla war that the French would end up losing three years later and that turned Puerto Real into the main quartermaster of the French army, which established camps in La Algaida and the Pinar de Enriles, nowadays Pinar de Los Franceses.

A few years later the city would again be the scene of the war when in 1823, again, the French troops took the Trocadero Peninsula and surrendered the city of Cádiz to free Fernando VII, the same King who had betrayed the population that fought and won for Napoleon’s troops and for freedom.

ROUTE 1. THE DUKE OF ALBURQUERQUE ROUTE

The route starts at the Interpretation Center of Culture of Puerto Real where the visitor can discover the history of the city, from its first settlers to the twentieth century, its traditions and culture. On the second floor of the building, the visitor will find detailed information about the French invasion and the effects it had on the city and its inhabitants.

CC2

From the Interpretation Center, we head towards the sea following the Calle Ancha to reach the Fortified Pier, where a French battery was settled to guard both the coast and the road towards the Isla de León, and which is the work of the Cadiz born architect Torcuato Benjumeda. This battery was complemented with the use that the French troops made of the Petit Torre, which they used as observation watchtower, or the battery that was located in the area of the Gallinero.

IMG_20171106_223107_438

From here, following the coast line to the east along the ring road, we head towards the entrance to the Natural Park. When we reach the last roundabout, we take the country road towards the Natural Park. At this point, we find the Casines Battery and the old Tide Mill of El Pilar. It was a naval and terrestrial guard post that protected the access road and in which a military detachment was located, in which, moreover, the troops were supplied with grain and food.

We continue the path parallel to the train track to the next milestone of our route, the Salina de La Esperanza, a fossilized salt landscape that served as a front in the guerrilla war against the French for it was not suitable for organized combat. The French carried out an extensive mapping work of the salt environment to avoid the surprise attacks of the Spanish guerrillas. Faced with the difficulties posed by the maritime environment, given that the boats of any size were sunk by the French canyons, the salinas and estuaries provided the population with food.

IMG_20171110_114727

The route continues parallel to the train track through a landscape that follows the itinerary followed by the Duke of Alburquerque’s troops in his retreat to the Island of León.

The next milestone of our journey is the Arsenal de La Carraca, currently in the municipality of San Fernando, but part of the naval facilities of Puerto Real during the 19th century. In those days, other than serving as a refuge for a large part of the population of Puerto Real, it played a prominent role in the defense of the Island of León and the city of Cádiz as it was fortified by batteries named San Fernando, San Ramón and Santa Rosa.

La Carraca was the base of the Navy and its main arsenal, and was defended by Spanish and British troops, despite the Spanish misgivings, who distrusted British soldiers, who they suspected were devoting their time to defense, but also to intelligence tasks.

From La Carraca we head back to the path parallel to the train track and, from there, we cross some streets of the urban area of ​​San Fernando towards the Suazo Bridge and our last stop on this route, the Real Carenero.

CARENERO

The scenario of the Real Carenero is of vital importance in the history of the siege of the Island of León by the French troops. In his flight, the Duke of Alburquerque destroyed steps and bridges, slowing the advance of the French troops of Marshal Victor and facing them in an area of marshes and salt pipes that offered him an advantage, so much so that the French troops tried to take the Island of León holding just their bayonets.

The defense was effective and finally, in the area of the battle, a battery was established, named El Portazgo, which was defended by about 150 armed men who resisted the stake and who, finally, were supported by British troops.

You can return to the center of Puerto Real following the same road, or if you wish, you can extend this route with the following route, the Ruta de La Frontera.

RUTAS DEL FRANCÉS

Os proponemos dos rutas diferentes para descubrir la presencia francesa en Puerto Real durante los convulsos años del primer cuarto del siglo XIX. Antes, os ponemos en contexto de manera breve.

Durante el siglo XVIII España y Francia habían forjado una estable alianza militar frente a un enemigo común, el Imperio Británico, por el control comercial y económico en Europa, pero también en los diferentes territorios coloniales. El penúltimo episodio de dicha alianza tuvo lugar en 1805 en la célebre Batalla de Trafalgar en la que el Imperio Británico infringió una severa derrota a las flotas de ambos países.

A pesar de ello, Napoleón (Emperador desde 1804), pudo resarcirse en sucesivas victorias contra los aliados de los británicos en Austerlitz o Jena, de manera que a partir de 1806 Francia impuso un bloqueo comercial a los británicos que, además de los puertos franceses, alcanzaba otros puertos europeos, en particular los portugueses.

En octubre de 1807, Francia y España firman el Tratado de Fontainebleu, que supone la invasión conjunta de Portugal, pero que, en último término supuso la invasión efectiva de la Península Ibérica por parte de las tropas de Napoleón y las abdicaciones sucesivas de Carlos IV en su hijo Fernando VII y de este en el hermano de Napoleón, José Bonaparte.

La invasión francesa y la huída de Fernando VII desencadenan una feroz revuelta popular que moviliza al ejército en contra del enemigo francés y que inicia una guerra que lleva al gobierno a refugiarse primero en Sevilla y, desde 1809, en Cádiz que sufre un brutal asedio.

En ese contexto, las tropas francesas ocupan el territorio de Puerto Real el 4 de febrero de 1810, mientras que el ejército español comandado por el Duque de Alburquerque destruye en su huída hacia la Isla de León, puentes, graneros, almacenes, baterías y todo lo que encuentra a su paso con el objetivo de ralentizar el avance francés.

Puerto Real se convierte, pues, en el límite entre la defensa y el ataque de una guerra de guerrillas que los franceses acabarían perdiendo tres años más tarde y que convirtió a Puerto Real en la principal zona de intendencia del ejército francés, que estableció campamentos en La Algaida y en el entonces Pinar de Enriles, hoy de Los Franceses.

Pocos años después la ciudad será otra vez el escenario de la guerra cuando en 1823, de nuevo, las tropas francesas toman la Península del Trocadero y rinden la ciudad de Cádiz para liberar a Fernando VII, el mismo Rey que había traicionado a la población que luchó y venció por él y por la libertad a las tropas de Napoleón.

1. RUTA DEL DUQUE DE ALBURQUERQUE

La ruta parte del Centro de Interpretación de la Cultura de Puerto Real donde el visitante puede descubrir la historia de la ciudad, desde sus primeros pobladores hasta el siglo XX, sus tradiciones y su cultura. En la segunda planta del edificio, el visitante encontrará información detallada sobre la invasión francesa y los efectos que tuvo en la ciudad y sus habitantes.

CC2

Desde el Centro de Interpretación, nos dirigimos hacia el mar siguiendo la Calle Ancha para llegar al Muelle Fortificado, en el que existió una batería francesa que vigilaba tanto la costa como el camino en dirección a la Isla de León, y que es obra del arquitecto gaditano Torcuato Benjumeda. Esta batería se complementaba con el uso que las tropas francesas hicieron de la Petit Torre, que utilizaron como atalaya de observación, o la batería que se ubicaba en la zona del Gallinero.

IMG_20171106_223107_438

Desde aquí, siguiendo la línea de la costa hacia el este por la carretera de circunvalación, nos dirigimos hacia la entrada del Parque Natural. Al llegar a la última rotonda, nos adentramos tomando el camino de tierra en dirección al Parque Natural. En este punto, nos encontramos con la Batería de Casines y el antiguo Molino de Mareas del Pilar. Se trataba de un puesto de vigía naval y terrestre que protegía el camino de acceso y en el que se situaba un destacamento militar en el que, además, se abastecía de grano y comida a la tropa.

Continuamos el camino en paralelo a la vía del tren hasta el siguiente hito de nuestra ruta, la Salina de La Esperanza, un paisaje salinero fosilizado que sirvió como frente en la guerra de guerrillas contra los franceses y que resultaba poco útil para el combate organizado. Los franceses realizaron una amplia labor de cartografía del entorno salinero para evitar los ataques sorpresa de las guerrillas españolas. Frente a las dificultades que suponía el entorno marítimo, dado que las embarcaciones de cualquier tamaño eran hundidas por los cañones franceses, las salinas y esteros proveían a la población de alimentos.

IMG_20171110_114727

La ruta continúa en paralelo a la vía del tren por un paisaje que sigue el itinerario de las tropas del Duque de Alburquerque en su retirada hacia la Isla de León.

El siguiente hito de nuestro camino es el Arsenal de La Carraca, actualmente en el término municipal de San Fernando, pero que en el siglo XIX formaba parte de las instalaciones navales de Puerto Real. En su época, además de servir como refugio a una buena parte de la población de Puerto Real, jugó un papel destacado en la defensa de la Isla de León y de la ciudad de Cádiz ya que fue fortificado mediante baterías, de San Fernando, San Ramón y Santa Rosa.

La Carraca era la base de la Armada y su principal arsenal, y fue defendido por tropas españolas y británicas, pese al recelo de los primeros, que desconfiaban de los soldados británicos, de los que sospechaban que dedicaban su tiempo a la defensa, pero también a tareas de inteligencia.

Desde La Carraca nos dirigimos de nuevo al sendero paralelo a la vía del tren y, desde allí, atravesamos algunas calles de la zona urbana de San Fernando en dirección al Puente Suazo y nuestra última parada en esta ruta, el Real Carenero.

CARENERO

El escenario del Real Carenero es de vital importancia en la historia del asedio a la Isla de León por parte de las tropas francesas. En su huída, el Duque de Alburquerque destruyó pasos y puentes, ralentizando el avance de las tropas francesas del Mariscal Victor y enfrentándose a ellas en una zona de marismas y caños que le ofrecía ventaja, tanto es así que las tropas francesas trataron de tomar la Isla de León a bayoneta.

La defensa resultó efectiva y finalmente, en la zona de la batalla, se estableció una batería, la del Portazgo, que estaba defendida por cerca de 150 hombres armados que resistieron el envite y que, finalmente, fueron apoyados por tropas británicas.

Se puede regresar al centro de Puerto Real siguiendo el mismo camino, o si se desea, se puede ampliar esta ruta con la siguiente ruta, la Ruta de La Frontera.

2. RUTA DE LA FRONTERA

Se trata de una ruta que puede realizarse en dos direcciones, bien desde el centro de Puerto Real, bien en dirección contraria desde el Real Carenero. En ambos casos, transita principalmente a través de caminos aunque en algunos puntos atraviesa carreteras asfaltadas por las que conviene extremar la precaución.

Las dos rutas combinadas, la del Duque de Alburquerque y la de La Frontera, suman unos 37 km en total.

Como en el caso anterior, la primera etapa (si la ruta se hace desde el centro de Puerto Real) parte del Centro de Interpretación de la Cultura y desde allí al Muelle Fortificado. Siguiendo el paseo marítimo tomamos la dirección de la Calle Sagasta hacia los Jardines del Porvenir.

Este jardín romántico, incluido como BIC en el Catálogo General de Jardines de Andalucía, fue abierto al público en 1872 y remodelado en 1885. Se trata de un espacio enormemente valioso dentro del entramado urbano de la ciudad, no sólo por su antigüedad, sino por la gran variedad de árboles y arbustos ornamentales que contiene. En el entorno se encuentra una antigua posada de viajeros del siglo XVII, la Posada de Bello, remodelada a finales del siglo XX, y la Caja del Agua.

La Caja del Agua, de 1780, es obra de Antonio Ruiz Florindo y se ubica en la zona tradicionalmente conocida como La Laguna, uno de los accesos de la Villa y cuna del palo flamenco más representativo de la ciudad, la liviana. Forma parte del sistema para la traída de aguas a Puerto Real, algunos años anterior a los de Cádiz o Málaga. Se trata de un cubo abovedado con hornacinas abuhardilladas decoradas con azulejos trianeros que representan a los santos patronos de Puerto Real a fines del siglo XVIII: San Roque, San Sebastián y la Virgen del Rosario.

almacendeagua2small

Desde allí, en paralelo al Paseo de Andalucía, tomamos la dirección hacia el Camino de Los Barreros y nos adentramos en la pista de tierra. A nuestra izquierda encontramos la Noria y la Casa Fortificada de Autrán, fechada en 1760 y propiedad del constructor naval de origen francés Ciprián Autrán, fue ocupada y fortificada en 1810 por el ejército francés durante la guerra de Independencia. La noria molino adosada a ella, también del siglo XVIII, fue utilizada como atalaya defensiva.

DSC_0258

Seguimos la pista de tierra, pasamos por el túnel bajo la autovía y giramos a la derecha en paralelo a la E5. En nuestro camino encontraremos algunas de las torres de ventilación que forman parte del acueducto que trajo las aguas a Puerto Real a finales del siglo XVIII, obra de Antonio Ruiz Florindo, y anterior a los sistemas modernos de canalización de agua de ciudades como Málaga o Cádiz. Su trazado puede seguirse atravesando la campiña de Puerto Real desde la Fuente de la Higuera hasta la actual Caja del Agua en el centro urbano de la ciudad.

IMG_20170802_141748_839

Cuando finaliza la pista de tierra, nos encontramos en la rotonda que da acceso al Hospital Universitario de Puerto Real. Tomamos la dirección hacia el hospital y en la rotonda de entrada nos dirigimos hacia la calle Romería siguiendo el trazado del carril bici que, desde allí, se dirige hacia el Barrio Jarana. El camino que seguiremos es el del trazado del Arrecife, coincidente con el de la Vía Augusta y sobre el que se encuentran diferentes yacimientos romanos y a lo largo del cual se establecieron numerosas baterías francesas.

SG. Ar.G-T.8-C.4-737

Siguiendo el camino del Arrecife, llegamos al Meadero de la Reina y nos dirigimos hacia el este por una pista de tierra que deja a la derecha el Parque Natural de la Bahía de Cádiz y la salina de Ossio, en la que existe un antiguo molino de mareas, el molino de Ossio, que también fue usado por el ejército francés como instalación militar.

Cuando acaba la pista de tierra, tomamos la dirección hacia el sur, inicialmente en paralelo a la CA-2104 para después adentrarnos en la campiña por la Calle Los Arquillos por una pista de tierra. Justo en el punto en que finaliza la pista, podemos ver los restos de uno de los arcos del Acueducto romano que transportaba el agua desde Tempul a Gades.

A partir de este punto entramos en el término municipal de Chiclana, en el que estaremos hasta el final de la ruta, el Real Carenero. El topónimo de Chiclana de La Frontera, hace referencia a la frontera con el reino musulmán de Granada durante la reconquista. Sin embargo, Chiclana y Puerto Real se convierten en la frontera entre el territorio ocupado por las tropas francesas y la defensa española de la Isla de León y de Cádiz.

A nuestra derecha se encuentra el llamado Pinar de Los Franceses, originariamente de Enriles, en el que se situó el campamento francés y que fue el escenario de una de las batallas decisivas de la Guerra de Independencia, la Batalla de Chiclana.

En nuestra ruta principal, seguimos el trazado de la Calle Los Arquillos en dirección al centro urbano de Chiclana. En nuestro camino encontraremos dos rotondas, la primera a la altura del Centro Comercial Puerta de Chiclana, la tomamos en dirección al centro urbano de Chiclana. La segunda, sobre la N340. En este punto debemos cruzar la vía de la línea de tranvía que une San Fernando con Chiclana de la Frontera y dirigirnos, en paralelo al Parque Natural, hacia el noroeste en dirección al Real Carenero, final de nuestro trayecto.

 

 

 

 

SACRED ART ROUTE

This route starts at Saint Joseph’s Church, now the San José Cultural Center, and goes through the main buildings and religious spaces of the city, paying special attention to Puerto Real’s sacred art treasures, such as the sculptures by Luisa Roldán, from the 17th century or the different pieces of colonial origin.

ST. JOSEPH CHURCH

This declared of Cultural Interest building, work of Torcuato Benjumeda, began to be built in 1770 on the initiative of the Saint Joseph’s Guild of Carpenters which took charge of the construction expenses. It is a good example of Neoclassical religious architecture with diverse Baroque elements as the frontis, with its colonial taste,  and follows the model of church with three aisles, cruise dome and crypt under the presbytery. It is currently desacralized and houses the San José Cultural Centre.

Iglesia de San Josébis

SEBASTIAN CHURCH

 

Probably the oldest standing building in the city, was consecrated in 1592 although there is no reliable evidence of the date of beginning of the works or the past of the building. It is,  in origin, a typical Renacentist temple that suffered, during the 18th and 19th centuries, diverse remodelations that confer the building a harmonic eclecticism and a rich and complementary vision to the fashion of each era. The Catholic Kings gave the temple the title of Prioral Church together with Granada and Las Palmas Cathedrals.

prioralbis

CRUZ VERDE STREET

This is one of the streets in the urban center of Puerto Real that better reflects the noble aspect it had during the 17th century. Visitors should not miss the magnificent buildings between La Plaza and Amargura streets. It is precisely there where the niche containing the cross that names the street lies. Note that the Green Cross was typically related to the Spanish Inquisition.

IMG_20180105_072348_322

LA VICTORIA CONVENT CHURCH

 

This is a temple founded in the 17th century by the Order of Saint Francis of Paola to locate the convent of the order. On its right flank stands a Baroque 18th century square tower and capital adorned with blue tiles. Its façade is decorated by a Classicist Baroque doorway. The the temple houses two images of great artistic value, the Virgen de la Soledad, carved in 1688 by Luisa Roldán, a Saint Francis of Paola, and a reclining Christ, attributed to the same sculptor.

5  EL GALLINERO CHAPEL

Very close to the Roman kiln of El Gallinero we find this chapel that takes its name from the farm in which it was originally built. The chapel is the basis for the Hermandad del Rocío in Puerto Real and there is a carving at the own image of the Almonte (Huelva) Virgen del Rocío. The park where it stands occupies the space of a militar battery dating from the Napoleonic times.

 

 

 

RUTA DEL ARTE SACRO

Esta ruta parte de la Iglesia de San José, actual Centro Cultural San José, y recorre los principales edificios y espacios religiosos de la ciudad con especial atención a los tesoros del arte sacro de Puerto Real como las tallas de Luisa Roldán, del siglo XVII, o las diferentes piezas de origen indiano.

IGLESIA DE SAN JOSÉ

Este edificio declarado BIC, obra de Torcuato Benjumeda, se comenzó a construir en 1770 por iniciativa de la Hdad de San José del Gremio de los Carpinteros de Ribera, que financió su construcción. Se trata de una muestra de arquitectura religiosa neoclásica con elementos barrocos como el frontis, de marcado gusto indiano, y responde al tipo de iglesia con salón de tres naves, cúpula de crucero y cripta bajo el presbiterio. Actualmente desacralizada, acoge el Centro Cultural San José. 

Iglesia de San Josébis

2 IGLESIA PRIORAL DE SAN SEBASTIÁN

Probablemente el edificio en pie más antiguo de la ciudad, fue consagrada en 1592, aunque no se tiene constancia fehaciente de la fecha de inicio de las obras ni del pasado del edificio. Se trata, en origen, de un templo renacentista con diversas modificaciones a lo largo de los siglos XVIII y XIX que le dan al edificio un eclecticismo armónico y una visión rica y complementaria del sentir de cada época. Los Reyes Católicos le dieron el título de Iglesia Prioral, junto a las Catedrales de Granada y Las Palmas. 

prioralbis

CALLE CRUZ VERDE

Se trata de una de las calles que probablemente mejor conservan el aire señorial del casco urbano de Puerto Real en el siglo XVIII. Destacan en ella los magníficos edificios que se encuentran entre las calles Amargura y de La Plaza. Es precisamente en este lugar donde se conserva la hornacina que contiene la cruz verde que da nombre a la calle y que vincula este espacio urbano con la Inquisición.

IMG_20180105_072348_322

4 IGLESIA CONVENTUAL DE LA VICTORIA

Templo fundado en el siglo XVII por la Orden de San Francisco de Paula para ubicar su convento. En su flanco derecho se alza la torre barroca del siglo XVIII, de planta cuadrada y capitel adornado con azulejos azules. La portada de piedra de la fachada es de estilo barroco clasicista. El templo acoge tres imágenes de gran valor artístico, la Virgen de la Soledad tallada en 1688 por la escultora Luisa Roldán, un San Francisco de Paula y un Cristo Yacente, atribuido a la misma escultora.

5 CAPILLA DE EL GALLINERO 

Muy cerca del Horno Romano de El Gallinero encontramos esta capilla que toma el nombre de la finca en la que se construye originariamente. La capilla acoge a la Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de Puerto Real y en ella se encuentra una talla a imagen y semejanza de la Virgen del Rocío que se encuentra en la aldea de Almonte (Huelva). El parque en el que se asienta ocupa el espacio de una batería militar de la época napoleónica.

 

 

 

AMERICAN MERCHANTS ROUTE

This route starts at the Interpretation Centre and runs through some of the manor houses and establishments of commerce with America on Real, Ancha and Cruz Verde streets. The route visits the Fortified Dock of the city and, from there, goes towards Santo Domingo Street, with a marked colonial air and presided over by the Petit Torre, an 18th century lookout tower, to end up in the Town Hall, the old manor house of the Byass family, winemakers. The route can be complemented with a visit to El Trocadero Island, but please note that visits must be arranged in advance and expressly authorized.

1 INTERPRETATION CENTRE

The Interpretation Centre is a museistic space designed to discover the history, the near past and the present of the city. A place to know the city’s way of life, the life of its citizens, their experiences, traditions and the city’s cultural heritage, and a perfect way to start any tourist route in Puerto Real.

reina_de_corazones_1452680736

2 BAROQUE FAÇADES

Three elements stand out in the urban appearance of Puerto Real. First, the singular layout of its streets, in the shape of a checkerboard; second, its marked colonial air as a result of the shared history between the two shores of the Atlantic Ocean; third, the  abundance of Baroque façades that decorate Puerto Real houses. The city’s boom during the 18th century as a result of the transfer of Casa de Contratación to Cadiz in 1717 explains this abundance, for it attracted to the Villa many merchants, aristocrats and illustrious sailors that built their houses in Puerto Real. Here you can find only some examples of what you can find in your tour.

3 CRUZ VERDE STREET

This is one of the streets in the urban center of Puerto Real that better reflects the noble aspect it had during the 17th century. Visitors should not miss the magnificent buildings between La Plaza and Amargura streets. It is precisely there where the niche containing the cross that names the street lies. Note that the Green Cross was typically related to the Spanish Inquisition.

4 FORTIFIED PIER

The pier was fortified by Cadiz born architect Torcuato Benjumeda in the late 18th century from a 16th century pre existing one. It was aimed to cover the needs of the city’s port from specially from 1717, when Casa de la Contratación was transferred to Cadiz. In addition, it provided the city with a space for first defense against possible maritime attacks.

IMG_20171106_223107_438

5 PETIT TORRE

This is a building with a lookout tower built in the 18th century. It occupies a large plot located between the streets Amargura and Ribera del Muelle towards which stands. Lookout towers in the Bay of Cadiz are architectural elements, typically found at 17th and 18th centuries buildings, that emphasize the connection between life, business and the sea. These towers are, hence, located near it. This lookout tower, made from ostionera stone, is square shaped, has two floors and wood paneling inside. It was once property of the Terry family, wine producers.

6  CITY ARCHIVES

This colonial style house, built by Diego Ojeda, merchant of the city, was the residence of the Marquis of Montefuerte since the mid 19th century. The building is a patio-house with remarcable ornamental elements, such as the montera that covers the main patio.

7 TOWN HALL

The current building of the Consistorial House was, in its origins, one of the most important manor houses in the city. It was built by the Byass family, which occupied it for at least a century. The City Council established its headquarters there in 1910. As a curiosity, the chimes of the clock that mark the hours on its façade, sound at o’clock and, again, after two minutes. Inside, the Plenary Hall stands out, presided over by the institutional coat of arms of the town and, on the other side, an important canvas by the 19th century painter Justo Ruiz Luna.  

8 EL TROCADERO ISLAND

El Trocadero, which names the Parisian emblematic square, has an abundant and rich history. Area of important commercial traffic since the 16th century, is in the mid 18th with the settlement of the Consulado de Cargadores de Indias, when it experienced its greatest development. The battle of the Trocadero, in August 1823, gave it European fame. Today, in addition to housing several military constructions, such as Fort San Luis, and naval 18th century facilities, it is a space of special importance from the natural and ornithological point of view that can only be visited with express authorization.

RUTA DEL COMERCIO DE INDIAS

Proponemos una ruta que, partiendo del Centro de Interpretación de la Cultura, recorre algunas de las casas señoriales y establecimientos del comercio con las Indias en las calles Real, Ancha y Cruz Verde; visita el Muelle Fortificado de la ciudad y, desde allí, se dirige hacia la Calle Santo Domingo, de marcado aire colonial y presidida por la Petit Torre, torre mirador del siglo XVIII, para acabar en la Casa Consistorial, antigua casa señorial de la familia Byass. La ruta puede complementarse con una visita a la Isla del Trocadero, que debe realizarse de manera concertada y con autorización expresa.

1 CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA CULTURA DE PUERTO REAL

El Centro de Interpretación de la Cultura de Puerto Real es un espacio museístico diseñado para conocer la historia, el pasado más reciente y el presente de la ciudad, cómo son sus habitantes, sus vivencias, sus costumbres y su manera de ser. Una forma perfecta de iniciar la visita turística a Puerto Real.

reina_de_corazones_1452680736

2 FACHADAS BARROCAS

La fisonomía urbana de Puerto Real destaca por tres elementos. En primer lugar, el singular trazado de sus calles, en forma de damero; en segundo lugar, el marcado aire colonial de la ciudad, fruto de la historia compartida entre las dos orillas del océano Atlántico; y, en tercer lugar, por la abundancia de fachadas barrocas que decoran sus casas y que es el fruto del auge de la ciudad a lo largo del siglo XVIII como consecuencia del traslado de la Casa de Contratación a Cádiz en 1717 que atrajo a comerciantes, nobles e ilustres marinos a la Villa. Os presentamos aquí sólo algunas de las portadas que podéis visitar en vuestro paseo por Puerto Real.

3 CALLE CRUZ VERDE

Se trata de una de las calles que probablemente mejor conservan el aire señorial del casco urbano de Puerto Real en el siglo XVIII. Destacan en ella los magníficos edificios que se encuentran entre las calles Amargura y de La Plaza. Es precisamente en este lugar donde se conserva la hornacina que contiene la cruz verde que da nombre a la calle y que vincula este espacio urbano con la Inquisición.

4 MUELLE FORTIFICADO

A partir de un muelle preexistente del siglo XVI, el arquitecto Torcuato Benjumeda fue el encargado de su fortificación en el siglo XVIII para cubrir las necesidades del puerto de la ciudad como parte del sistema de aprovisionamiento de materiales de construcción y otras mercancías en el marco del traslado en 1717 de la Casa de Contratación a Cádiz. Además, podía servir como espacio de primera defensa frente a posibles ataques marítimos.

IMG_20171106_223107_438

5 PETIT TORRE

Se trata de un edificio con torre mirador construido en el siglo XVIII que ocupa una gran parcela situada entre las calles Amargura y Ribera del Muelle. Las torres mirador caracterizan las construcciones de los siglos XVII y XVIII en la Bahía de Cádiz y su vinculación con la vida y el negocio del mar, de ahí que se sitúen en el lugar más cercano a él. Esta torre de planta cuadrada supera el desnivel existente entre las calles Amargura y Ribera del Muelle, consta de dos pisos de altura y artesonado de madera en su interior. Fue propiedad de la familia Terry.

6 ARCHIVO MUNICIPAL

Esta casa de marcado estilo colonial, edificada por Diego Ojeda, comerciante de la ciudad, fue la residencia de los Marqueses de Montefuerte desde mediados del siglo XIX. Responde al modelo de casa patio y destacan en ella los elementos ornamentales, y en especial la montera que cubre el patio principal.

7 AYUNTAMIENTO

El actual edificio de la Casa Consistorial, construido por la familia Byass, que lo ocupó al menos durante un siglo, fue una de las casas señoriales de mayor importancia de la ciudad. El Ayuntamiento estableció allí su sede en 1910. De su fachada destaca el reloj que la preside cuyas campanadas marcando las horas suenan a las horas en punto y, de nuevo, al cabo de dos minutos. En su interior, destaca el Salón de Plenos, presidido por el escudo institucional de la villa y, al otro lado, un importante lienzo del pintor gaditano Justo Ruiz Luna

8 ISLA DEL TROCADERO

El Trocadero, que da nombre a la emblemática plaza parisina, tiene una historia abundante y rica. Zona de importante tráfico comercial ya desde el siglo XVII, es a mediados del XVIII con la instalación del Consulado de Cargadores de Indias cuando conoce su mayor desarrollo. La batalla del Trocadero, en agosto de 1823, le dio fama europea. Hoy la isla de El Trocadero además de albergar varias construcciones militares, como el Fuerte de San Luis, y navales del siglo XVIII, es un espacio de especial importancia desde el punto de vista natural y ornitológico que únicamente puede visitarse de manera concertada y con autorización expresa.

ARTISTIC HISTORIC SITE ROUTE

This is a simple route, about 30 minutes long, which starts at the Interpretation Centre of Puerto Real and passes through the Old Market Hall (18th century), the Principal Theater (19th century), the Callejón del Arco (s.XVIII) and the Town Hall (s.XVIII). It is a route to discover the unique urban layout of Puerto Real, its colonial air and some of its most emblematic spaces, corners and buildings.

1 INTERPRETATION CENTRE

The Interpretation Centre is a museistic space designed to discover the history, the near past and the present of the city. A place to know the city’s way of life, the life of its citizens, their experiences, traditions and the city’s cultural heritage, and a perfect way to start any tourist route in Puerto Real.

reina_de_corazones_1452680736

2 OLD MARKET HALL

The work of Torcuato Benjumeda, it is a Neoclassical building dating from the late 18th century and is the oldest in Andalusia still in use as a marketplace. The building retains its two façades, built in stone and topped by a cornice, with seven arches on Nueva Street and five on Soledad Street. It consists of a central nave and two vaulted side naves. The Old Market Hall is the commercial heart of the historic center of Puerto Real and it is possible to buy all kinds of fish, seafood, vegetables, meats and seasonal products.

PLAZA

3 THEATRE 

The Teatro Principal is the second oldest theater in Andalusia in use. The building, Neoclassic in the outside and Modernist in the inside, was inaugurated in 1859 and is a piece of Manuel García del Álamo. It meets the model of Italian theater of the 19th century, in which the hall, the room with approximate horseshoe shape and the stage, are linked along the main axis, receiving the spaces of relationship -halls, corridors and stairs- a treatment that gives them relevance in the whole.

unnamed

4 CALLEJÓN DEL ARCO

This is a pedestrian alley about forty meters long framed by two rounded arches dating from the 17th century made from ostionera stone. The aspect of this alley must be very close to what should have been its original configuration as a real balcony to the sea. Neighbors of the alley take charge of its embellishment, keeping it dressed with pretty pots of flowers and preserving the façades of their houses with the white lime typical of the Andalusian houses.

Processed with VSCOcam with p5 preset

5 TOWN HALL

The current building of the Consistorial House was, in its origins, one of the most important manor houses in the city. It was built by the Byass family, which occupied it for at least a century. The City Council established its headquarters there in 1910. As a curiosity, the chimes of the clock that mark the hours on its façade, sound at o’clock and, again, after two minutes. Inside, the Plenary Hall stands out, presided over by the institutional coat of arms of the town and, on the other side, an important canvas by the 19th century painter Justo Ruiz Luna.  

RUTA CONJUNTO HISTÓRICO ARTÍSTICO

Esta es una ruta sencilla, de apenas 30 minutos de duración, que parte del Centro de Interpretación de la Cultura de Puerto Real y pasa por el Mercado de Abastos (s. XVIII), el Teatro Principal (s. XIX), el Callejón del Arco (s.XVIII) y la Casa Consistorial (s.XVIII). Se trata de una ruta para descubrir el singular trazado urbano de Puerto Real, su aire colonial y algunos de sus espacios, rincones y edificios más emblemáticos.

Antes, un poco de historia

Desde épocas remotas, el término de Puerto Real sirvió como asentamiento a pobladores de muy distintas culturas; yacimientos como el de El Retamar atestiguan la presencia humana desde el Mesolítico.

El proceso de romanización, desde finales del siglo III a finales del I a.n.e., supone la ocupación extensiva del territorio a partir del triángulo formado por los núcleos de Gadir (Cádiz), Asta Regia (Mesas de Asta) y Asido (Medina Sidonia) y la proliferación de asentamientos rústicos en el territorio que hoy ocupa Puerto Real.

La mayor parte de los asentamientos que conocemos son talleres de producción de cerámica, de ánforas, que desarrollan su actividad desde finales del siglo I a.n.e. y principios del II.

La aparición de la villa romana de Puente Melchor, ha dado más relevancia arqueológica al complejo alfarero de la Bahía de Cádiz. En él se evidencia un claro complejo manufacturero con ocupación efectiva y continuada, desde la segunda mitad del siglo I a.C. hasta mediados del siglo IV d.C. aproximadamente.

cic

En esta lujosa villa se excavó un mosaico que ocupó la superficie del suelo del triclinium. Este mosaico de Puente Melchor mide 5,44m x 6,78m, presenta una decoración geométrica, figurativa y floral, y posee gran roseta de triángulos curvilíneos que alberga un medallón con la figura del dios Baco en su interior, y se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico de Cádiz desde el año 2016.

Durante el reinado de Alfonso XI los cristianos se hacen con el territorio que ocupa hoy Puerto Real, pero son los Reyes Católicos quienes fundan la ciudad el 18 de junio de 1483 en busca de un puerto abrigado y seguro, dependiente de la corona, desde el que zarpasen las naves comprometidas en el asedio marítimo al reino de Granada. Buscaban también un lugar con salida al mar que contrarrestase la influencia del resto de los puertos de la bahía, en manos de linajes señoriales.

Puerto Real mantiene una doble tendencia. Por un lado, se orientará hacia el campo y, por otro, hacia el mar, estableciéndose las bases que posibilitarán el desarrollo en el siglo XVIII. Se aumenta la dedicación pesquera y la extracción de sal de los puertorrealeños e incluso se construyen pequeñas factorías y almacenes en el Trocadero donde se inician las labores del carenado y reparación de buques.

Con la colonización de América, la bahía gaditana se dedica al aprovisionamiento de las mercancías y alimentos necesarios para el viaje como, así como a la reparación de los desperfectos ocasionados por la travesía en los barcos. Así, en terrenos del Trocadero, se asientan las bases de la actual construcción naval.

Desde el punto de vista del desarrollo histórico, el siglo XVIII supone una época de auge y esplendor para la población.  Son años de prosperidad en directa relación con la coyuntura económica. El traslado a Cádiz de la Casa de la Contratación en 1717 marca un hito fundamental para la economía gaditana y las poblaciones de la Bahía.

Durante estos años, en especial durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, se realizan obras civiles que son reflejo de la expansión económica: las obras del muelle, el abastecimiento de agua, el puente de barcas en el Río San Pedro y el Mercado de Abastos, aún en uso. El casco histórico, con la construcción de edificios particulares,  adquiere su mayor expansión. Sobresalen las grandes casas de hidalgos, algunas de tres plantas, con portadas de piedra y escudos de armas.

En cuanto a la arquitectura religiosa, destaca la construcción de la Iglesia de San José.

El cambio de siglo es también el del inicio de la decadencia de la ciudad. La primera mitad del siglo XIX viene marcada por las epidemias y por la guerra. El conflicto con Inglaterra perjudicó gravemente el comercio con América y Puerto Real, dedicada a la construcción y carena de los barcos y con industrias y actividades en relación directa con el abastecimiento de las expediciones, va a sufrir las consecuencias.

La guerra de Independencia es, además, especialmente ruinosa para Puerto Real. En su avance a Cádiz, las tropas napoleónicas entran en la ciudad el 4 de febrero de 1810 y la invaden durante dos años y medio.  Abandonaron la villa unas siete mil personas para refugiarse en la Carraca, Isla de León y Cádiz, quedando en ella en torno a las mil quinientas.

Puerto Real se convierte en el límite entre la defensa y el ataque de una guerra de guerrillas que los franceses acabarían perdiendo tres años más tarde y que convirtió a Puerto Real en la principal zona de intendencia del ejército francés, que estableció campamentos en La Algaida y en el entonces Pinar de Enriles, hoy de Los Franceses.

Pocos años después la ciudad será otra vez el escenario de la guerra cuando en 1823, de nuevo, las tropas francesas toman la Península del Trocadero y rinden la ciudad de Cádiz para liberar a Fernando VII, el mismo Rey que había traicionado a la población que luchó y venció por él y por la libertad a las tropas de Napoleón.

La actividad económica industrial predominante en el siglo anterior es sustituida por la agrícola. La aparición de la primera Feria ganadera en 1843 es una señal de este cambio, como intento de recuperación económica. Es a mediados del siglo cuando se comienza la recuperación. En 1852 se construye una de las primeras líneas de ferrocarril en España entre Jerez y El Trocadero. Pero la recuperación definitiva de la vocación industrial se va a realizar a partir de la instalación de la Compañía fundada por Antonio López, Marqués de Comillas. A partir de entonces se produce el dominio casi absoluto de la industria naval.

Obras significativas de estos años fueron la construcción de la red ferroviaria, el nuevo cementerio de San Roque, los jardines del Porvenir, la remodelación de la Plaza de Jesús, el Teatro Principal y la iluminación de las calles, adoquinado y acerado.

dique

El siglo XX trajo cambios y aires nuevos con mejoras en las infraestructuras; la actividad naval seguía siendo uno de los pilares fundamentales de la economía local, los pormenores y vicisitudes de ésta repercutirán en la población a lo largo de la centuria.

En 1924, el arsenal de la Carraca e Isla Verde, hasta entonces dependientes de Puerto Real, pasaron a formar parte de San Fernando. La guerra civil, al igual que en el resto del país, produjo un estancamiento socio-político y económico; será ya en los años cincuenta cuando se inicie un proceso de recuperación de la actividad económica, retrasándose la recuperación política y social hasta el final de los años setenta con la reinstauración de la democracia.

1 CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA CULTURA DE PUERTO REAL E IGLESIA DE SAN JOSÉ

El Centro de Interpretación de la Cultura de Puerto Real es un espacio museístico diseñado para conocer la historia, el pasado más reciente y el presente de la ciudad, cómo son sus habitantes, sus vivencias, sus costumbres y su manera de ser. Una forma perfecta de iniciar la visita turística a Puerto Real.

reina_de_corazones_1452680736

Está junto a la Iglesia de San José, un edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC), situado en el corazón del Centro Histórico de la Villa. Su nombre original fue Iglesia de Jesús, María y José y se levanta en el último tercio del s. XVIII patrocinada por el gremio de carpinteros. Actualmente está desacralizada y convertida en Centro Cultural.

Las obras comenzaron en 1770 y su construcción se lleva a cabo para sustituir una antigua ermita que se encontraba en ese lugar. La idea de construir este nuevo templo, partió de la Hermandad de San José del Gremio de los Carpinteros que se hizo cargo de los gastos de construcción siendo cedido el solar por el Ayuntamiento.

Los trabajos los inicia el arquitecto gaditano Torcuato Cayón de la Vega, autor así mismo del proyecto, y los continúa a su muerte su discípulo y ahijado Torcuato Benjumeda hasta su culminación en 1794 cuando recibe el nombre de Iglesia de Jesús, María y José.

Se trata de una muestra de la arquitectura religiosa propia de la arquitectura neoclásica y responde al tipo de iglesia de salón de tres naves con cúpula en el crucero y cripta bajo el presbiterio.

Iglesia de San Josébis2

La nave central se cubre con bóveda de cañón con lunetos en los que se abren huecos rectangulares rematados por arcos muy rebajados, separándose sus tres tramos por medio de arcos fajones sin decoración, apoyados en pilastras de capiteles jónicos adornados con guirnaldas. Las naves laterales se cubren por bóvedas de arista sobre las que aparecen unas galerías abiertas a la nave central por huecos rectangulares protegidos por barandillas; y en el crucero se eleva una media naranja sobre pechinas, cubierta por una linterna octogonal y adornada por ocho radios entre los que se abren huecos rematados por arcos rebajados.

El exterior del templo se presenta en piedra ostionera enfoscada y encalada y cuenta con dos fachadas, presentando la principal una sobria decoración, con un cuerpo de doble altura ornamentado por cuatro pilastras toscanas, dobles las dos centrales, sobre las que corre una doble cornisa con friso intermedio. Las cuatro pilastras descansan sobre altos pedestales y definen los tres vanos simétricos con los que se compone la fachada principal. El vano central recoge la puerta principal, sin decoración alguna, que resuelve su dintel con un arco rebajado de dovelas de piedra ostionera. Los vanos laterales, idénticos, presentan balcones en la altura correspondiente a las galerías laterales superiores. La fachada se remata sobre la cornisa superior con un frontis de perfil mixtilíneo y reminiscencias barrocas, en cuyo centro se abre un vano abocinado rematado con un arco muy rebajado.

La fachada lateral es aún más sobria, y se organiza a partir de siete pilastras toscanas gigantes con pedestal, de las cuales dos de ellas son dobles. Sobre estas pilastras vuelve a aparecer la doble cornisa con friso de la fachada principal, y sobre la cornisa se eleva un cuerpo que abarca dos vanos y se corresponde con el crucero, rematado por una leve moldura y que presenta un hueco rectangular con arco rebajado en el centro.

La linterna es octogonal rematada por una cornisa sobre la que se levanta la cubierta de tejas de perfil ligeramente curvo y también a ocho aguas, y en cada vano vertical aparece un hueco rectangular abocinado rematado por una arco rebajado.

La Torre consta de dos cuerpos superpuestos rematados por cornisas y cubiertos por un chapitel bulboso. El cuerpo superior tiene huecos para campanas en cada uno de sus frentes flanqueados por una pareja de pilastras más otra de columnas dóricas en las esquinas; y sobre su cornisa aparece un ligero apretilado con almenas en las esquinas que terminan en pirámides de base cuadrada.

2 MERCADO DE ABASTOS

Es un edificio Neoclásico de finales del s. XVIII, obra de Torcuato Benjumeda, el más antiguo de Andalucía en uso como plaza de abastos de titularidad pública, y vino a dar fin a los continuos problemas de falta de espacio adecuado para las transacciones comerciales de abastecimiento. No obstante el proyecto resultó ser muy costoso, teniendo que ser adquiridas las viviendas que se encontraban construidas en el lugar elegido. El Mercado ocupaba una manzana completa, teniendo acceso por las calles Nueva y Soledad.

El edificio conserva su dos fachadas, construidas en piedra con llagueado y rematadas por una cornisa, con siete arcos por la Calle Nueva y cinco por la Calle Soledad. Consta de una nave central y dos naves laterales abovedadas. El Mercado de Abastos es el corazón comercial del centro histórico de Puerto Real y en él se pueden adquirir todo tipo de pescados, mariscos, verduras, carnes y productos de temporada.

PLAZA

3 TEATRO PRINCIPAL

El Teatro Principal de Puerto Real es el segundo teatro más antiguo de Andalucía en uso.

En 1.856 comenzaron las obras del nuevo Teatro de Puerto Real, fueron promovidas por Antonio Matalobos, empresario del Puerto de Santa María y proyectadas por el arquitecto neoclásico gaditano Manuel García del Alamo. Con posterioridad a 1.857, la Academia de Bellas Artes aprobó el citado proyecto, con un aforo de 650 espectadores, el Teatro se inauguró en 1.859.

Su nombre fue cambiando con el transcurso de los años y los acontecimientos: Teatro de Isabel II, Teatro del Príncipe Alfonso y Teatro de la Libertad fueron sus denominaciones hasta recibir el actual, “Teatro Principal”.

Se sitúa en el extremo de una manzana rectangular, dentro de la trama ortogonal que caracteriza el Casco Histórico de la Villa.

El edificio, de fachada neoclásica e interior modernista, fue inaugurado en 1859 y es obra de Manuel García del Álamo. Responde al modelo de teatro a la italiana del siglo XIX, en el cual el vestíbulo, la sala con forma aproximada de herradura y el escenario, se engarzan a lo largo del eje principal, recibiendo los espacios de relación: salones, pasillos y escalera, un tratamiento que les otorga relevancia en el conjunto.

unnamed

4 CALLEJÓN DEL ARCO

Es un callejón peatonal de unos cuarenta metros de longitud por cinco de ancho, enmarcado por dos arcos de medio punto, de piedra ostionera, que datan del siglo XVIII y que mantiene su aspecto original como balcón a la Bahía de Cádiz. Quienes viven a su alrededor se encargan de mantenerlo engalanado con macetas de flores y conservan las fachadas de sus casas pintadas con la cal típica de las casas andaluzas.

Processed with VSCOcam with p5 preset

5 AYUNTAMIENTO

Situado en la céntrica Plaza de Jesús, este edificio fue una de las Casas señoriales de Puerto Real de más importancia. Construída por la familia Byass que la ocupó al menos durante un siglo, presenta la característica de su elevación con respecto al resto de las viviendas de la zona.

Entrado el siglo XX, es adquirida por el Ayuntamiento para establecer su sede que se hace efectiva en el año 1.910. De la fachada cabe destacar el reloj que la preside, no siendo original del edificio, puesto que se coloca en torno al año 1.920. La colocación de este emblemático reloj propició que la Plaza de Jesús fuese uno de los lugares de encuentro para los puertorrealeños en aquella época. Como curiosidad, las campanadas del reloj que marcan las horas suenan a las hora en punto y al cabo de dos minutos.

IMG_20171028_105032

En su interior visitamos el Salón de Plenos, una estancia que transmite parte de la historia de este lugar y que hoy sigue siendo testigo de primera línea de las decisiones políticas que marcan la vida de esta ciudad. En él podemos apreciar el Escudo institucional de la Real Villa, basado en el de Castilla y León y que muestra símbolos de los Reyes Católicos, sus fundadores. Destaca la Corona signo del carácter real del emblema.

El escudo es acuartelado en forma de cruz. En él destacan los emblemas del Reino de Castilla en el primer y cuarto cuartel (Castillo en oro con tres almenas) y del Reino de León en el segundo y tercer cuartel (león rampante linguado y coronado). En el centro se sitúa un espacio en el que se representan a los Reyes Católicos, Isabel (derecha) y Fernando (izquierda), sentados frente a frente simbolizando la unión de los dos Reinos. También podemos observar en este mismo lugar el Orbe relacionado con el descubrimiento de América. Se reserva también una zona para representar una Granada que simboliza la toma de Granada, ambos acontecimientos fechados muy próximos a la fundación de nuestra Villa (1492).

A los pies del Salón de Plenos podemos observar un importante lienzo fechado a finales del s. XIX obra del pintor gaditano Justo Ruíz Luna de quien existen obras expuestas en el Museo del Prado (Madrid).  Presidió durante una etapa los salones del Casino que existía en Puerto Real en aquella época y posteriormente, fue trasladado al Ayuntamiento. Representa, como en una gran parte de sus obras, una marina. Este cuadro está fechado a finales del s.XIX.

Ruta náutica | La Esperanza y La Covacha

Se trata de una ruta organizada por el Fondo para la Custodia y Recuperación de la Marisma Salinera, SALARTE.

Partiendo del Muelle de Puerto Real, y a bordo de embarcaciones tradicionales, conoceremos la salina tradicional mejor conservada de la Bahía de Cádiz: la Salina La Esperanza, en la que la Universidad de Cádiz lleva a cabo un proyecto de seguimiento científico de las aves y la recuperación del oficio y saberes del maestro salicultor a través de la cooperativa Salinas Artesanales Gaditanas, S.C.A.

Podremos ver chorlitejos, cigüeñuelas, avocetas, correlimos, agujas, flamencos y espátulas mientras conocemos el funcionamiento de una salina y la legendaria historia que atesoran este hábitat marítimo-terrestre.

Tras la visita a la salina, embarcaremos de nuevo para navegar por el saco interno de la Bahía de Cádiz y atravesar el Caño del Trocadero por el que las tropas napoleónicas y españolas lucharon durante la Guerra de la Independencia. Recorreremos los fangos intermareales de la Bahía de Cádiz, hábitat fundamental para la alimentación y descanso de las aves migradoras en la vía de vuelo atlántico.

Accederemos a la Isla de La Covacha, que se encuentra dentro del Paraje Natural Isla del Trocadero, una zona declarada Zona de Reserva y de máxima protección ambiental, en la que sólo están permitido el marisqueo sostenible, actividades científicas, uso público y el manejo del agua para la conservación de la colonia de espátulas. Estamos en la antigua Salina de La Covacha; podremos disfrutar a escasos metros la colonia de espátula (Platalea leucorodia) y buscaremos al águila pescadora, fumareles, pagazas, chorlitos, archibebes y zarapitos, entre otras especies larolimícolas.