Processed with VSCOcam with p5 preset

Rutas de Las Cañadas de Puerto Real – Ruta 2

Distancia de la ruta: 21 kilómetros.

A pie, de cinco o seis horas. En bicicleta de dos a tres horas.

Gracias a esta ruta podremos conocer casi en su totalidad las dos vías pecuarias más importantes que recorren el Parque de norte a sur. Hay varias conexiones laterales entre ambas que nos permitirán acotar el trayecto, si así lo deseamos.

Partimos de la Plaza del Meadero de la Reina junto al Parque Natural de la Bahía de Cádiz y, con la Autovía A4  a nuestras espaldas, tomamos a la izquierda por la Cañada Real del Camino Ancho, dejando atrás la Venta Santa Ana.

El Meadero de la Reina se asienta en lo que fue el Descansadero de Venta Caída, donde convergían cuatro vías pecuarias: las dos ya citadas, el Cordel del Puerto de Santa María a San Fernando, por donde hoy transcurre la Autovía A4, y la de Arcos a San Fernando, hoy día desaparecida en su tramo más cercano.

Por este primer tramo del Camino Ancho circulamos sobre un carril de albero hasta llegar, poco más de un kilómetro después, a la carretera de Malas Noches. Tras cruzarla entramos en un tramo de suave subida, a través de un espeso matorral bajo la cubierta de los pinos.

Más adelante encontramos un Club Hípico a la derecha, a continuación varias casas, y por fin unos invernaderos. Frente a éstos, a nuestra izquierda, podremos ver un estrecho carril tras unos matorrales. Aunque está un poco escondido no tiene pérdida, pues es el único que parte hacia la izquierda desde que cruzamos la carretera de Malas Noches, un kilómetro más atrás.

Este estrecho carril entre campos de cultivo es lo poco que queda del Cordel Segundo de Servidumbre. La vegetación natural es escasa, pero a poco de entrar en él atravesaremos un túnel abierto a lo largo de un seto de lentiscos. A nuestra derecha tenemos Viñas Perdidas y a nuestra izquierda la finca de Villanueva. Tras salir del túnel de lentiscos, la simple rodada por la que transitamos se convierte en una rodada doble y un poco más adelante en una pista, que nos lleva hasta una bifurcación junto a un poste de alta tensión metálico. En este punto, en el que se disfruta de una magnífica vista de la Bahía, nos desviaremos a nuestra izquierda por una pista apasionada más ancha.

A poco de transitar por este carril, divisaremos al fondo una franja de pinar que nos marca el trazado del Cordel Tercero de Servidumbre. La importancia de esta vía radica tanto en su valor natural como en su valor histórico  y cultural: algunos arqueólogos ven relación entre los yacimientos de época romana encontrados en Puerto Real y el trazado de ésta y otras vías cercanas, y argumentas su origen en el proceso de colonización romana.

Llegando al cruce con el Cordel Tercero, y ya bajo los pinos, hemos de seguir hacia la derecha cualquiera de los dos carriles paralelos entre sí que encontramos. Más adelante, al acercarnos al cruce con la Cañada Real del Camino de Medina por Venta Catalana, veremos el hospital Clínico a la izquierda.

En dicho cruce hemos de seguir de frente, hacia el norte, atravesando varios carriles que corta nuestro camino; primeramente uno muy apasionado que utilizan los vecinos de los alrededores, tanto vehículos agrícolas como coches y motos, y luego el carril-bici del Corredor  Verde de las Dos bahías, señalizado mediante balizas de madera con franjas rojas y blancas. Si siguiéramos uno de éstos carriles al a izquierda llegaríamos al Hospital Clínico tras un recorrido de unos 500 metros.

A partir de este cruce, esta ruta coincide durante dos kilómetros con la denominada Ruta 1. Por el Cordel Tercero, menos de un kilómetro más adelante, llegamos a la carretera de Paterna; a medio camino hemos dejado a la izquierda el carril que lleva al pinar que hay junto al Hospital.

Después de cruzar la carretera nos desviamos unas decenas de metros a la izquierda para encontrar el carril que un kilómetro más adelante nos lleva al cruce con la Vereda del Camino Viejo de Paterna. En este cruce seguiremos también de frente, siempre hacia el norte, hasta llegar a una amplia zona despejada. Entre los carriles que la cruzan elegiremos el de la derecha, y en línea recta llegaremos a un camino que desciende entre espesos matorrales y bajo un dosel de copas de pinos; un verdadero túnel de vegetación. Este tramo del Cordel Tercero termina en un pasadizo por el que pasaremos bajo la autopista A-4, e inmediatamente giraremos a la derecha para tomar un carril que discurre pegado a la misma.

Tras casi tres kilómetros con la valla de la autopista a nuestra derecha, el carril se separa de ella girando a la izquierda y luego a la derecha. Un camino ascendente surge a nuestra derecha que nos lleva a cruzar de nuevo la A-4, esta vez por un paso  elevado. Podemos aprovechar la altura del puente para contemplar el paisaje: al frente la Campiña, con los cerros de las Tinajas y Las Castellanas; atrás las fincas de la zarza y la Dehesa de las Yeguas, y su interesante pinar, y al fondo las marismas desecadas del Río San Pedro.

Bajamos del puente y unos 100 metros más adelante torcemos a la derecha para internarnos en la Cañada Real del Camino Ancho. En el primer tramo una serie de parcelas flanquean nuestro camino. Algunas afean el paisaje con vallados hechos de somieres herrumbrosos. Cuando las dejamos atrás el camino ancho se nos muestra en todo su esplendor.

Su longitud de más de 10 Kilómetros, una anchura cercana a la legal de 75 metros en buena parte de su trazado y el estado de conservación de su vegetación, convierte al Camino Ancho en un reducto de naturaleza que resalta en el paisaje humanizado de la campiña. El sotobosque es muy rico en especie y valioso por el interés de alguna de ellas. Hay zonas en las que el matorral es impenetrable, mientras que en los claros podremos ver, según la época del año, diversas herbáceas de atractivas flores.

Son varios los carriles que recorren longitudinalmente esta vía pecuaria; a veces son paralelos y a veces se cruzan. Unos son más transitables que otros pero, aunque al principio nos resulten un poco liosos, no hemos de temer perdernos, todos nos conduce al mismo sitio. Tanto en estas como en otras vías pecuarias la propia vegetación, enmarcada por campos de cultivos, es siempre una buena referencia. Solo hemos de tener en cuenta los cruces con otras vías pecuarias, y distinguir los caminos de acceso a fincas.

Siempre hacia el sur llegaremos al cruce  con la vereda del Camino Viejo de Paterna. Desde aquí y durante unos 2 kilómetros y media esta ruta coincide con la que hemos llamado Ruta 1. Cualquiera de los carriles que se entrecruzan nos lleva a la carretera de Paterna y luego hasta el cruce de la Cañada Real de Medina por Venta Catalana.

Aquí enlazamos con la RUTA AMARILLA, siempre en dirección sur. Antes de llegar a la Chacona, el tramo más desprovisto de arbolado nos ofrece la vegetación más interesante. Aquí esta los ejemplares de Enebro de Miera de mejor porte, entre otras especies de gran valor. Dejamos atrás las casas de la Chacona, bien pasando por el local social o, bien por la carretera, e iniciamos un descenso que nos lleva al primer tramo de esta ruta, y al punto de partida.